Comparte esta página con tus amigos:

El Camello

Artiodáctilo de la familia de los camélidos; mide alrededor de 3 m de longitud y 2 de alzada en la cruz; su peso oscila entre 500 y 700 kg. Se diferencia del dromedario por tener dos jorobas adiposas en el dorso, así como por el pelaje, que en la estación fría es abundantísimo y largo. Es muy útil como animal de silla, tiro y carga. Vive en estado doméstico en Asia central y oriental, especialmente en las estepas frías. También se lo encuentra en Mongolia y China, aunque cada vez menos, en estado salvaje.

Con respecto al dromedario, el camello bactriano es de mayor tamaño, tiene las patas más cortas y un pelaje más espeso, especialmente en la cabeza y el cuello.

La cría del camello bactriano nace tan desvalida que la madre se ve obligada a cuidarla con toda su atención. Pero cuando el pequeño es capaz de alimentarse por sí mismo, transcurridas unas semanas, se le separa de la madre, cuya leche se utiliza para el consumo humano.

Área de dispersión del camello. Las poblaciones salvajes se limitan a pequeñas áreas en el desierto de Gobi, en el suroeste de Mongolia y noroeste de China. En cambio el camello bactriano doméstico está ampliamente difundido en Mongolia y China.

El Camello

(Camelus bactrianus)

El CAMELLO BACTRIANO (Camelus bactrianus) es un animal típico de Asia central y meridional y se lo distingue por sus dos jorobas dorsales, una en la cruz y la otra ante la región sacra. Se considera que los camellos salvajes (Camelus bactrianus ferus) y los domésticos (Camelus bactrianus bactrianus) son subespecies diferentes, aunque algunos científicos los consideran especies separadas (Camelus ferus y Camelus bactrianus).

Descripción

El camello es un animal torpe y tosco de mayor tamaño que el dromedario, con las patas más cortas y presenta el pelo más espeso, que generalmente es negruzco o castaño oscuro y se vuelve rojizo en verano.

Existen diferentes razas, unas esbeltas, ideales para la montura y otras destinadas al transporte de mercancías que se caracterizan por ser robustas y macizas.

Las jorobas, en el caso del camello salvaje son pequeñas y de forma piramidal, mientras que en los domésticos son más grandes e irregulares. Estas jorobas cumplen la función de almacenar grasa que utilizan como fuente de energía en caso de necesidad, para poder sobrevivir en el desierto.

Los camellos tienen músculos especiales que les permiten cerrar los orificios nasales y los labios por largos períodos de tiempo, como forma de evitar la inhalación de grandes cantidades de polvo o de nieve.

Hábitat

Habita en todas las estepas de Asia central, pero no se lo encuentra donde el paisaje adquiere características desérticas.

A pesar de soportar las fuertes nevadas invernales y todas las vicisitudes que conllevan los largos viajes, el camello es sensible a las condiciones climáticas y atmosféricas del período estival. En invierno no se le quita nunca la silla, ni siquiera cuando llega al final de la etapa, y pasta, ya sin carga; pero en verano es necesario desensillarle en cuanto termina el viaje ya que de lo contrario se le forman llagas en la rozadura. Además es muy importante dejarlo reposar durante cierto tiempo porque cuando está acalorado puede enfriarse fácilmente.

Comportamiento

Las manadas salvajes se congregan cerca de las montañas, ya que es ahí donde se encuentran los manantiales, y en ocasiones, la nieve de las laderas puede ser su única oportunidad de beber en el invierno.

El camello bactriano doméstico, en cuanto a su comportamiento, es mucho más manso que el dromedario pues se deja conducir sin oponer resistencia ni necesidad de atarlo. Además se agacha y levanta sin gruñir y detiene la marcha espontáneamente cuando la carga que lleva está por caer.

En contrapartida, es extremadamente asustadizo: una simple liebre, una gran piedra oscura en el camino, un objeto caído en el suelo, un montículo a su paso o cualquier otra cosa, puede aterrorizarlo y hacerle huir despavorido, siendo seguido por todos sus compañeros y creando un gran desorden en la caravana.

Si es atacado por un lobo, el camello se limita a escupirle y gritar, cuando podría defenderse y matar a su oponente de una sola coz.

Alimentación

Para su bienestar, su alimentación consiste de plantas que crecen en la estepa, principalmente las ricas en sal. Contrariamente a lo que podría esperarse, los pastos ricos y fértiles le son menos saludables.

Cuando este camélido tiene mucha hambre puede comer de todo: correas de cuero, cubiertas de fieltro, huesos, pieles de animales, carne, pescado o cualquier otra cosa.

En verano puede resistir dos o tres días sin agua y uno o dos días sin alimentarse. Estos lapsos se alargan en invierno, pudiendo pasar entre cinco y ocho días sin beber y de dos a cuatro días sin comer. En zonas heladas acostumbra a comer nieve, aunque tiene que limitarse a unos 10 litros diarios ya que llenar su estómago de nieve puede resultar fatal. A veces, las plantas de las que se alimenta, le proveen suficiente agua para soportar algunas semanas sin beber. A pesar de eso, estando sediento, puede consumir más de 100 litros de agua en 10 minutos.

Reproducción

Los camellos pueden ser polígamos. La época de celo empieza en enero y termina en abril y la gestación dura aproximadamente 406 días, poco más de 13 meses.

La cría nace tan desvalida que durante los primeros días hasta debe ser aproximada al pezón de su madre para poder alimentarse requiriendo así su máxima atención.

Al cabo de algunas semanas el pequeño empieza a comer y es allí que es separado de la madre parte del día, para que pueda ser ordeñada con regularidad por sus dueños y consumir su leche. Las hembras alcanzan la madurez sexual aproximadamente a los cinco años de edad.

Camello y dromedario producen híbridos fecundos, que a su vez pueden aparearse entre sí o con individuos pertenecientes a cualquiera de las especies de origen, aunque ciertos autores sostienen que los machos obtenidos por hibridación son estériles.

El camello y el hombre

El camello cumple funciones tiro y de transporte de carga, pudiendo un ejemplar robusto, recorrer unos 40 Km al día llevando 240 e incluso 260 Kg de carga. También se aprovecha de este animal el pelo, la leche y la carne.

Los camellos salvajes se encuentran en peligro crítico de extinción. Se estima que quedan unos 600 individuos en China y 350 en Mongolia, aunque están decreciendo constantemente. Algunas de las causas son: la caza por alimento y por deporte, y la degradación de su hábitat por la cría de ganado doméstico. También se han introducido en su hábitat cabras y camellos domésticos, los cuales compiten con los camellos salvajes en la obtención de alimento y agua. La reducción en la cantidad de oasis debido a las sequías ha traído aparejado un aumento en la cantidad de camellos salvajes cazados por los lobos.

El camello bactriano cumple en las estepas de Asia central las mismas funciones de transporte de carga que el dromedario en África; habituado a las temperaturas extremadamente bajas, soporta muy mal el calor, al que en ocasiones incluso sucumbe.

Bibliografía

www.zoowebplus.com