Comparte esta página con tus amigos:

El Reno

Artiodáctilo de la familia de los cérvidos; mide entre 1,80 y 2 m de longitud y 1,40 m de alzada en la cruz; la cola es bastante corta, de unos 13 cm. Los cuernos aparecen en los dos sexos. El pelaje es pardo grisáceo y blanco en algunas partes. Vive en rebaños, en estado salvaje o semidoméstico, en Europa septentrional y en Siberia. Una subespecie distinta, el caribú, vive, en estado salvaje, en América del Norte. Se alimenta de hierbas, musgos y líquenes. En las regiones más septentrionales es muy apreciado como animal de tiro y productor de carne y leche.

La hembra del reno (a la izquierda en la foto) posee cuernos al igual que el macho, si bien suelen ser de menor tamaño y menos recortados que los de este último.

Las gargantas montañosas y las altiplanicies y declives de hierba rala constituyen las zonas que habita preferiblemente el reno salvaje.

Los caribúes o renos del continente americano, alcanzan mayores proporciones que el reno europeo y, a diferencia de éste, nunca han sido domesticados.

En algunas zonas de Laponia y Noruega se practica un verdadero pastoreo de los renos, a los cuales se conduce a los pastizales de montaña en verano, para llevarlos de nuevo al llano durante el invierno.

La perfecta adaptación del reno a la vida en la tundra se debe, en gran parte, a sus anchos pesuños, que le permiten desplazarse tanto por zonas fangosas como por terrenos nevados

Con respecto al reno europeo, el pelaje de los caribúes es más oscuro, y su cornamenta aparece más desarrollada. Las defensas córneas del ejemplar de la izquierda presentan unas formas de ramificación poco comunes.

Los renos salvajes son animales muy sociables y forman rebaños que, por lo general, se componen de muchos individuos

Area de dispersión del reno. Difundidos por las zonas septentrionales del globo, ocupan amplias áreas en Europa, Siberia y Norteamérica. En Europa hay poblaciones salvajes en Noruega, Finlandia y Rusia. En América, sólo quedan poblaciones salvajes en Alaska, Canadá, y en los estados de Washington y Idaho de EEUU.

El Reno

(Rangifer tarandus)

El RENO COMÚN ocupa el primer lugar entre los cérvidos en cuanto a utilidad; los pueblos que viven en el extremo más septentrional del globo deben a este animal sus medios de subsistencia, sin él no podrían vivir, pues cumple por sí solo los servicios que generalmente prestan todos los animales domésticos.

Descripción

El pelaje de los renos es más espeso que el de cualquier otro cérvido; los pelos son larguísimos, tupidos, ondulados, duros y frágiles; en la parte anterior del cuello forman una crin que, algunas veces, desciende hasta el pecho. En invierno, estos pelos alcanzan una longitud de 6 cm y, como son muy lisos, todo el pelaje resulta de una longitud uniforme, de un promedio de 4 cm de espesor, lo que explica que el reno pueda afrontar sin contratiempos temperaturas bajísimas.

Al contrario de otras especies de cérvidos, los renos de ambos sexos tienen cornamenta, la cual es bifurcada y puede llegar a medir un metro de ancho.

Los renos salvajes presentan formas mucho más esbeltas y elegantes que los domésticos, que parecen un tanto embrutecidos por su prolongado servicio bajo el dominio del hombre.

Comportamiento

Lo mismo que los siberianos, los renos del continente americano migran desde los montes a la zona marítima, y viceversa. Los renos salvajes son siempre muy sociables; forman rebaños mucho más numerosos que los restantes cérvidos: rara vez se encuentra un reno aislado y, cuando esto ocurre, se trata siempre de un macho viejo, expulsado del rebaño.

Todos los cazadores están de acuerdo en atribuir a estos cérvidos una gran inteligencia y hasta cierta astucia. Lo cierto es que son mamíferos sumamente prudentes. Pero no experimentan ningún temor frente a los otro animales: se acercan confiadamente a las vacas y a los caballos que pastan en los campos y cuando se encuentran con un rebaño de renos domésticos se les aproximan amistosamente, y parecen distinguir muy bien sus compañeros salvajes de los domesticados.

El reno no se adapta fácilmente a la cautividad; sin embargo, si se le cuida y trata conforme a sus necesidades, vive muy bien incluso en los zoos y hasta se reproduce normalmente.

Reproducción

La época del celo se presenta a fines de setiembre, y entonces los machos se enzarzan en las acostumbradas luchas para conseguir el dominio del rebaño. Como a la sazón los cuernos, que cayeron en diciembre o enero, ya han vuelto a crecer, el animal está debidamente preparado para esa lucha. A veces permanecen horas y horas con los cuernos entrecruzados. Los nacimientos tienen lugar hacia mediados de abril, puesto que la gestación dura unas treinta semanas. Hacia abril o mayo, los renos salvajes únicamente dan a luz un pequeño en cada parto: un animalillo gracioso, tiernamente amado por su madre, que lo amamanta durante mucho tiempo.

Alimentación

Se alimenta con preferencia de líquenes, tanto en cautividad como en estado libre y, si dispone de ellos, rehúsa cualquier otro alimento, incluso el mejor heno. También come hojas de sauce, de abedul, ramillas, brotes, flores y pastos.

Hábitat

Las gargantas montañosas y las altiplanicies y declives de hierba rala constituyen las zonas que habita preferiblemente el reno salvaje. 

Soporta con la mayor indiferencia las temperaturas más crudas, en tanto que el calor del verano le produce incomodidades y sufrimientos.

Subespecies

Los renos que viven en el continente americano reciben el nombre de caribúes. Tanto los renos como los caribúes pertenecen a la misma especie, aunque se dividen en varias subespecies:

R. tarandus tarandus, R. tarandus buskensis, R. tarandus caboti, R. tarandus caribou, R. tarandus dawsoni, R. tarandus fennicus, R. tarandus groenlandicus, R. tarandus osborni, R. tarandus pearsoni, R. tarandus pearyi, R. tarandus phylarchus, R. tarandus platyrhynchus, R. tarandus sibiricus, R. tarandus terraenovae.

Algunas de estas subespecies se encuentran extintas.

El reno pasta indistintamente de día o de noche. Durante el verano se nutre de hierbas aromáticas, mientras que en invierno los líquenes constituyen su alimento.

www.zoowebplus.com